Teléfono
6819 8021 y 8022

La agresión, la ansiedad y las obsesiones ocultan nuestros miedos

Friday, 22 March 2013 06:33 Written by 

La agresión, la ansiedad y algunas obsesiones en verdad llegan a ocultar nuestros miedos. En algún momento todos somos vulnerables donde debido a nuestra historia personal se despiertan ciertas emociones que nos resultan demasiado peligrosas como para expresar en público o incluso para sentirlas nosotros mismos.

Cuando una situación del momento nos mueve a esta " emoción prohibida" tendemos a esconderla rápidamente y cubrirla con una emoción falsa. Cada vez que escondemos un sentimiento aparece la pseudo-emoción encubridora y en nuestro interior nos culpabilizamos por el fraude que hemos cometido contra nosotros mismos. El mecanismo es tan rápido que no podemos utilizar la inteligencia y experiencia para solucionar el problema en el acto.

Basta experimentar la emoción prohibida para que con ello cambie nuestra visión. Si nos atreviésemos a sentir nuestras reacciones espontáneas, dejarían de interponerse sombras del pasado y seria más fácil vivir el momento antes de distorsionarlo y mal interpretarlo. Tras experimentar estas emociones, podemos utilizarlas convenientemente en lugar de que ellas nos "utilicen" a nosotros. Esto puede hacerse si ayudas externas. Por eso puede llamársele autoterapia. He aquí el procedimiento:

Primer Paso: Reconocer una reacción inapropiada

Cuando notemos que estamos reaccionando con falsedad ante una situación podemos preguntarnos: "¿Por qué me he sentido dolido?". A menudo nos cuesta reconocer este dolor y por algo lo tratamos de encubrir rápidamente.

La agresión, la ansiedad y las obsesiones son reacciones inapropiadas, pues no son emociones genuinas, sino corazas que nos impiden sentir plenamente y encubren nuestros miedos. La tensión emocional, muchos dolores de cabeza y los síntomas psíquicos de ansiedad, como la dificultad respiratoria y las palpitaciones, son indicadores de que nos estamos ocultando algo a nosotros mismos.

Segundo paso: Sentir la reacción inapropiada

En ocasiones tratamos de evitar sentir incluso esta falsa emoción. Es importante sentirla por muy irracional que parezca, pues no hay atajos que nos lleven al inconsciente. No podemos llegar a conocer la verdadera emoción si no comenzamos por sentir la falsa que está encubriéndola.

A veces la emoción aparante nos parece peligrosa "estoy tan furioso que podría matarlo". Como no es necesario que la llevemos a termino, pues pensamientos y acciones son fenómenos separables, el mero hecho de sentirla no puede hacer daño. Podemos escribirla, gritarla o llorarla, que suele ser preferible a tragarla.

Si tratamos de explorar un falsa emoción que hayamos tenido hace poco podemos revivirla contándola a un buen amigo que sepa escuchar.

Supongamos que estamos escondiendo un sentimiento tras un dolor de cabeza. Hagamos como un buen detective y busquemos pistas en el camino. ¿Cuando comenzaron los síntomas? ¿Qué nos había sucedido? ¿Cómo nos sentíamos?

Tercer Paso: Profundizar en la investigación

¿Qué otros sentimientos surgieron justo antes de aparecer la falsa emoción? no tratemos de buscar tan pronto la emoción verdadera. Basta que recordemos las sensaciones breves que precedieron a la falsa: ¿Miedo? ¿Furia? ¿Tristeza?

Cuarto paso: ¿Qué recuerdos me trae?

¿Hemos reaccionado alguna otra vez de forma similar? ¡Que recuerdo nos trae esta situación? ¿Hemos notado similitudes con antiguas reacciones ante hechos parecidos?

Si con todas estas preguntas aún no descubrimos ninguna pista importante, podemos tratar de observarnos desde el exterior. ¿Qué nos parecería si otra persona actuara tal como lo hemos hecho? ¿Qué sospecharíamos que oculta?

En este paso no conviene entretenerse buscando razones ni motivos. Dediquemos mejor la atención a buscar y sentir la emoción que desencadenó todo el proceso. La habremos hallado con sintamos que la falsa emoción pierde todo su valor o simplemente se desvanece.

Quinto paso: Desentrañar la estructura

Es preferible no perder el tiempo no buscado razones. Tan sólo sacar a la luz ambas emociones falsa y verdadera. Puede que logremos predecir para situaciones posteriores cuál será nuestro probable mecanismo. Y a partir de este descubrimiento es más fácil que nos dé tiempo a vivir la verdadera emoción sin que se ponga en marcha el mecanismo automático y culpabilizante. O por lo menos pasaremos menos tiempo perdidos entre falsedades.

Si el conflicto emocional es grave, es posible que necesitemos la ayuda de una persona experimentada (un psicoterapeuta, un coach o un amigo comprensivo y sincero).

 

Escrito por Ricardo Ros, Psicólogo, autor del método Stop a la Ansiedad

Read 106671 times
Rate this item
(0 votes)
Last modified on Thursday, 03 March 2016 21:21
Published in Blog
Super User

Maecenas sit amet ligula turpis, malesuada convallis dui. Ut ligula lorem, vestibulum sit amet fringilla lobortis, posuere at odio

Website: www.smartaddons.com

Facebook

Twitter

Nosotros

Tenemos experiencia en la ejecución de TODOS y cada uno de los servicios que ofrecemos, desde las etapas iniciales de planificación hasta la ejecución. Déjenos apoyarle a maximizar su recurso más valioso…”su gente”.

  •  Personal Calificado
  •  Asistencia en cada proceso
Leer más

Contacto

  • Ave Eugenia # 1459 Interior 5 Col. Vertiz Narvarte C.P. 03600, México, Distrito Federal
  • Tel: (52)556819-8021
  • Tel: (52)556819-8022
  • Email: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.
Template Settings

Color

For each color, the params below will be given default values
Blue Brown Crimson Green Tomato Yellow

Body

Background Color
Text Color

Header

Background Color

Spotlight5 & Footer

Background Color
Select menu
Google Font
Body Font-size
Body Font-family
Direction
Scroll to top